Posts Tagged ‘Bromelias’

Invernadero Princesa de Gales, Kew Gardens

noviembre 14, 2010

El invernadero del conservatorio Princess of Wales del Royal Botanical Garden de Kew en Londres es el invernadero más complejo de todo el jardín botánico. Dispone de 10 zonas climáticas diferentes bajo un mismo techo controladas por ordenador. Bajo los cristales inclinados encontramos orquídeas de clima frío, plantas carnívoras de Asia, multitud de cactus, ágaves plateados o nenúfares… Las dos zonas principales son la del trópico seco, donde encontramos plantas de zonas áridas y cálidas, y la zona del trópico húmedo, con plantas de ecosistemas pertenecientes a los bosques tropicales y manglares. En el resto de climas encontramos plantas de la savana, plantas carnívoras, orquídeas, bromelias y helechos, entre muchas otras especies. A pesar de que algunas de estas plantas no son epifitas me ha parecido que eran suficientemente interesantes para ser incluídas en esta entrada.

Fue diseñado por el arquitecto Gordon Wilson pensando en lograr el máximo ahorro energético, y construido en 1982. Se le dió ese nombre por Diana, la princesa de Gales.

Bonita combinación de colores con estas floraciones de tillandsias xerographicas

Zona árida caldeada por la luz del sol

Estanque con nenúfares

Flores de bromelias

Al fondo a la izquierda de la foto superior podéis ver una columna entera forrada de tillandsias

Bromeliacea brasileña Orthophytum

Sección de tillandsias

Pegajosos pelillos de una planta carnívora drosera

Vista aérea de una carnívora sarracenia

Vemos unas hojas en el interior de la planta

Salvemos el Hortus Botanicus de Amsterdam!

noviembre 8, 2010

Según leo en Bromeliopolis y en Actiewebsite VU Hortus el Hortus Botanicus de la VU University Amsterdam amenaza con cerrar de aquí dos a cinco años para dar lugar a un complejo de edificios que albergaría el VU University Medical Center (VUMC).

El Hortus Botanicus fue fundado en 1638 y contiene unas 4.00o especies diferentes de plantas, la mayor colección de cactus de los Países Bajos, algunos de más de 100 años, una gran colección de plantas epifitas, diversos invernaderos, un mariposario y encephalartos de hasta 300 años de edad. El jardín botánico, además de ser un oasis verde en medio de la ciudad, es el lugar de almacenaje oficial de las plantas confiscadas por la Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora (CITES) en aduanas. Es parte de la Dutch National Plant Collection, una organización en la que participan otros 18 jardines botánicos holandeses. Participa activamente en la red de intercambio internacional de semillas, organiza actividades educativas y sirve de lugar de descanso y sosiego para los pacientes de la University Medical Centre y la demás gente del campus.

Pido a todos 30 segundos de vuestro tiempo para firmar esta sencilla petición online. Está en Holandés, pero sólo ha de rellenarse el nombre (naam) y el email, y añadir un comentario opcional. Recibirás un email de confirmación, simplemente hay que clickar en el link que te adjuntan para confirmar la petición. Si tienes twitter o un blog o facebook, por favor, comparte la noticia. También es urgente enviar una carta o email al consejo de la universidad y hospital para protestar acerca del cierre de este histórico jardín botánico:

College van Bestuur van de Vrije Universiteit
De Boelelaan 1105
1081 HV Amsterdam

—-

Raad van Bestuur van het VU Medisch Centrum
Postbus 7057
1007 MB Amsterdam

O enviar un email a rm.smit@dienst.vu.nl y/o eb.mulder@vumc.nl

Aquí y aquí puedes leer dos posts que escribí con muchas imágenes de los jardines e invernaderos que se perderían para siempre.

© A nice place

© Floris Lok

Invernadero Palm House en los Royal Botanical Gardens, Londres

noviembre 6, 2010

La Palm House, o Temperate House, es el conservatorio o invernadero victoriano de cristal y hierro más importante del mundo. Fue diseñado por Decimus Burton y llevado a cabo por el ingeniero Richard Turner específicamente para acomodar las palmeras exóticas introducidas en Europa en la época victoriana. Construido entre 1844 y 1848, fue pionero en su campo, ya que hasta el momento no se había conseguido construir una estructura de hierro tan ancha sin uso de columnas de soporte. El invernadero se construyó con 700 paneles de cristal.

La calefación originalmente se conseguía hirviendo agua con carbón en el sótano y enviando el calor mediante tuberías de agua subterráneas. Hoy en día, el sistema de calefacción es de gas.

Esto es lo primero que se ve a través de la cámara al entrar en un invernadero. No tiene pinta de ser muy bueno, pero a mi me encanta. Lo mejor es que si llevas gafas también te pasa.

La Palm House ha sufrido varias renovaciones. Primero fue restaurada entre 1955 y 1957 y posteriormente fue completamente reconstruida entre 1984 y 1988. En ésta última restauración, que duró lo mismo que duró la original construcción, se vació el invernadero de plantas por completo para rehacer la estructura de hierro, esta vez realizada en acero inoxidable y con cristales de seguridad más resistentes.

A los pies de las palmeras, casi escondidas, encontramos numerosas bromeliaceas, que deben pasar desapercibidas para la mayoría de los mortales, obnubilados por la exhuberancia de tantas palmeras y cycas.

Cryptanthus bivittatus var. bivittatus, un cultivar con forma de estrella

Florecillas tripétalas de neoregelia concentrica, originaria de Brasil

Este vídeo en inglés explica la historia del invernadero con más detalle enseñando planos y otras fotografías antiguas interesantes.

Dos (o más bien cuatro) fotografías estereoscópicas de la Palm House, hechas para crear la ilusión de la tridimensionalidad a partir de dos imágenes en dos dimensiones.

Underwood/Strohmeyer

Underwood/Jarvis

Y por último, este precioso cartel de la casa de las palmeras de Clive Gardiner de 1926, publicado por la Underground Electric Railways Company Ltd.

Plantas epifitas en los bosques nubosos

mayo 17, 2009

Los bosques nubosos son parajes mágicos cubiertos de niebla. Parecen lugares antiquísimos salidos de un cuento. También presentan otros nombres, como bosques musgosos, bosques nublados, selvas nubladas, yungas (Perú) o laurisilva (en las islas del Atlántico).

Bhutan. © Global Nomad

Estos ecosistemas tropicales o subtropicales se caracterizan por un ambiente muy húmedo cubierto de rocío o niebla, generalmente en altitudes de entre 2000 y 3500 metros de altitud, unidos a fuertes vientos. La reducción de la radiación solar en estas zonas debido a la neblina evita la evapotranspiración. La niebla se condensa en las hojas, causando un incesante goteo de agua en la parte inferior del bosque, que a menudo convierte el suelo en un área turbosa y pantanosa muy rica, tirando a ácida, y recubierta de humus donde prosperan los helechos y musgos.

© Chris Chafer

Debido a la excesiva humedad en el interior de los bosques nubosos las plantas pueden vivir sin tener que buscar el agua bajo tierra, y es por esto que encontramos una gran abundancia de plantas epifitas que viven sobre otras plantas y árboles. Las raices de los árboles de estas zonas presentan raices más superficiales, cortas y pesadas que en otros bosques. Los musgos, las orquídeas, y bromelias se multiplican cubriendo todas las superficies del bosque, hasta llegar a ser incluso un 40% de la vegetación total. Se instalan sobre rocas, cubren troncos, y las de mayor tamaño aprovechan resquicios y huecos de las ramas de los árboles, donde encuentran mayor soporte, restos de vegetación acumulada y por consiguiente, una mayor humedad y nutrientes. El viento contínuo permite que a pesar de la alta humedad circule el aire y las plantas no se pudran.

Fotos tomadas durante mi visita a la reserva del bosque nuboso de Santa Elena, donde se aprecia cómo crecen las bromelias y las orquídeas cubriendo todas las superficies.

Las copas de los árboles y la niebla reducen la intensidad de luz, forzando a las plantas epifitas a prosperar en las partes más altas del bosque, donde además se libran de la presencia de animales depredadores. Además, las características únicas de estos ecosistemas hacen que sean habitat de especies animales no encontradas en ninguna otra parte del mundo, como por ejemplo el gorila de montaña de África, el oso “anteojudo” y el quetzal.

Reserva del bosque nuboso de Santa Elena, Costa Rica.

Cubren una superficie de 400.000 kilómetros cuadrados del planeta, un 2.5% menos que los bosques tropicales. Un 60% de ellos se encuentra en Asia, y no en América Latina como se creía previamente. El 15% se encuentra en África.

Por desgracia, los bosques nubosos se encuentran en peligro de extinción, amenazados por los cultivos, los incendios, la tala de árboles y la construcción de caminos, según un informe del Centro para el Control Mundial del Medio Ambiente basado en el Reino Unido publicado por la BBC. Percy Nuñez, biólogo peruano especializado en bosques nubosos afirma que pueden desaparecer en tan poco como 10 años. Apenas se está investigando para conocer estos frágiles ecosistemas, y Nuñez afirma que se desconoce hasta un 80-90% de estos bosques.

El cambio climático también supone un peligro para estos maravillosos lugares. La temperatura aumenta el doble en estas alturas con respecto a las tierras bajas. Un aumento de pocos grados puede hacer que las nubes se condensen a más altura produciendo la pérdida de numerosas especies. A su vez, la introducción de especies diferentes de flora y fauna no autóctona puede tener consecuencias fatales, como el caso de los bosques nubosos de Jamaica donde introdujeron una especie de árbol Australiano.

Wikipedia nos ayuda a encontrar los bosques nubosos del mundo:

Centro América: En la Sierra de las Minas, Guatemala, se localiza el bosque nuboso más grande y más septentrional de América Central. En algunas zonas del sureste de Honduras también hay bosques nubosos, los más grandes, junto a la frontera con Nicaragua. En Nicaragua los bosques nubosos se dan en la zona fronteriza con Honduras, y la mayoría fueron talados para cultivar café; todavía hay bosques nubosos en algunos cerros de la zona norte, también en el Volcán Mombacho, se localiza el único bosque nuboso de la costa pacífica de América Central. En Costa Rica hay bosques nubosos en la Cordillera de Tilarán, más estrictamente entre Monteverde (Reservas de Santa Elena y Monteverde) y el Volcán Arenal; también hay algunos bosques nubosos en la Cordillera de Talamanca.

América del Sur: Hay importantes bosques nubosos en Ecuador, en Colombia, Perú, Bolivia, Venezuela, y Brasil; en Argentina se ubican en el NO del país, en el P.N. Calilegua (pcias. de Salta y Jujuy).

África: Los bosques nubosos más grandes se encuentran en montañas y cerros de la Cuenca del Congo, en África Central. También hay bosques nubosos en Madagascar.

Asia: Los bosques nubosos se encuentran en montañas y cerros de Indochina, Indonesia, Malasia y en algunas zonas de China.

Existen bosques nublados en los siguientes paises: Angola, Australia, Bolivia, Brasil, Brunei, Burundi, Cambodia, Camerún, China, Colombia, Costa Rica, RD Congo, Dominica, Ecuador, El Salvador, Fiji, Filipinas, Gabón, Guatemala, Guyana, Honduras, India, Indonesia, Jamaica, Kenia, Madagascar, Malasia, México, Micronesia, Mozambique, Birmania, Nicaragua, Omán, Panamá, Papúa Nueva Guinea, Perú, Ruanda, Sri Lanka, Tanzania, Trinidad y Tobago, Venezuela y Vietnam.

Puedes obtener mapas de la situación exacta de estos bosques en las páginas de UNEP (World Conservation Monitoring Center), o en Ambiotek, donde los mapas interactivos son muy fáciles de navegar.

Vídeo de los bosques nubosos en Costa Rica

Aquí otro artículo sobre los bosques nubosos de National Geographic (en inglés)


Tillandsias en Twitter

abril 26, 2009

Conecta con Tillandsias y sigue las novedades del jardín y nuevos proyectos sobre plantas epifitas en Twitter.

Twitter es un servicio gratuito de microblogging, que hace las veces de red social y que permite a sus usuarios enviar micro-entradas (también denominadas “tweets”) basadas en texto. Estas actualizaciones se muestran en la página de perfil del usuario, y son también enviadas de forma inmediata a otros usuarios que han elegido la opción de recibirlas. Los comentarios pueden ser en forma de enlaces a páginas interesantes, comentarios sobre el estado del jardín o  cotilleos sobre plantas.

Plantación de semillas de bromelia y tillandsia

mayo 31, 2008

La única vez que logré hacer germinar semillas de tillandsias éstas se encontraban en una pequeña caja de plástico cerrada con algodón muy húmedo. La caja tenía varios orificios pequeños para facilitar la ventilación, y estaba situada cerca de una fuente de calor. Una vez al día abría la caja unas horas para ventilar la condensación de agua. A los pocos días de plantarlas se hincharon y se volvieron verdes. Por miedo a que se pudrieran las cambié de sitio y se secaron todas. Ahí terminó el experimento. Al parecer, la germinación es sencilla, pero el mantenimiento hasta que la planta forme una roseta de hojas es muy complicado. O se pudre (más habitual) o se seca. Las semillas tardan hasta 5 años en convertirse en plantas adultas.

Hoy 31 de mayo he hecho un nuevo intento plantando semillas de tillandsia y bromelia de tres maneras diferentes, sin excesiva metodología. Las semillas fueron recogidas de las plantas a principios de mayo. Dicen que es bueno almacenarlas en el congelador con una bolsita antihumedad porque pierden su capacidad para germinar en poco tiempo, pero yo no lo hice.

semillas de tillandsia

semillas de tillandsias y bromelias

Caso 1. Caja de plástico con tapa agujereada repetidas veces con un alfiler. Sphagnum muy húmedo en el interior con algunas semillas directamente sobre éste (se humedecen por el contacto). Encima una redecilla de nylon en la que he esparcido con pinzas diferentes tipos de semillas. Se benefician de la humedad y condensación pero la redecilla no permite que se mojen por el contacto con el sphagnum. La caja está situada en interior y expuesta a luz artificial durante 11 horas diarias.

Caso 2. Caja de plástico abierta que contiene una mezcla de sphagnum y fibra de coco mezcladas. El sphagnum retiene mucho la humedad y la fibra de coco no la absorbe, permitiendo que la humedad sea elevada pero que las semillas no queden completamente empapadas. La caja, que acumula agua en el fondo está situada en una cesta colgante a la sombra entre otras plantas. Mucha ventilación y nada de condensación de agua.

Caso 3. Recipiente cerrado con una mezcla de sphagnum (30%) y fibra de coco. Hay mucha agua abonada con tahtso en el interior acumulada, pero la fibra de coco no permite que las semillas se mojen. Situada a la sombra en una ventana en interior. El sphagnum lo de desinfectado con agua oxigenada, (no sé si servirá de algo), y luego le he añadido azúcar. No tengo ningún tipo de esperanza depositada en este último experimento.

Uno de los grandes enemigos en la plantación de semillas son los hongos malignos que impiden el desarrollo de la planta. Sin embargo, las semillas de orquídea necesitan asociarse simbióticamente con hongos beneficiosos (mycorrhiza) para que la germinación sea posible en su hábitat natural. Como seleccionar el hongo adecuado es complicado, es habitual germinar semillas de orquídea in vitro sin éstos, en un entorno completamente esterilizado. Es habitual desinfectar las semillas de orquídea con agua oxigenada antes de plantarlas. Me pregunto si las semillas de tillandsia y bromelia también necesitan relaciones simbióticas con mycorrizas, y de si se puede utilizar la misma técnica in vitro para la germinación de bromelias.

Algunas páginas donde encontrar información sobre la germinación de semillas de bromelia y tillandsia: Bromeliário cairé, Florida Council of Bromeliad Societies (FCBS), Anwyl Bromeliads, Ut1ma (fotos del montaje y proceso de germinación).

A continuación, algunos consejos de Anwyl sobre cómo tratar las semillas antes de plantarlas (consejos que yo no he seguido)

Seed which you have not harvested yourself is likely to have picked up some surface contamination—moulds, fungi etc.—which may cause problems by taking advantage of the warm moist conditions you provide and growing all over the seed and smothering it. It is best to sterilize the seed first. The method I use is fairly straightforward, and well worth the trouble. First, soak each batch of seed in a solution of sugar water for 24 hours. This solution is made by dissolving a teaspoon of sugar in a cup of water and adding a drop of detergent. I use small glass bottles (with numbers on them to identify the seed!) or you could use small glasses. By soaking the seed in this sugar-rich solution you encourage any nasties lurking on the seed to start growing. Then you tip off the sugar water and soak the seed in a 50% solution of household bleach (Janola or Chlorodux—which contain Sodium hypochlorite) for 5-10 minutes to decontaminate the seed surfaces. I always soak the seed container, and the glass lids, in bleach for half an hour to sterilize them as well.

Make up a fungicide solution. Benlate or Chinosol are the ones I use. Never use a Copper-based fungicide, as bromeliads are extremely intolerant to heavy metals. Soak the medium with the fungicide solution. Now you are ready to sow the seed. Always place the seeds on top of the medium: they must not be covered. Then water them gently with the fungicide solution, this also helps wash off excess bleach. Cover the seed, and put them away in their germinating position. (Anwyl bromeliads)

Invernadero tropical del Jardín Botánico de Madrid

mayo 21, 2008